Solomillo+Wellington

Solomillo Wellington

Te gusta? Compártelo...Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
6Share on Google+
Google+
0Email this to someone
email

La receta de hoy es de las de pegarse un buen homenaje. Una porción de carne que es pura mantequilla cubierta por paté y una deliciosa duxelle, y todo ello dentro de un delicado y crujiente hojaldre… ¿Hambrecilla?

En cuanto al nombre de este plato tradicional inglés la leyenda lo relaciona con Arthur Wellesley, Duque de Wellington, quien venciera a Napoleón en la batalla de Waterloo y en honor de quien se creó. Si bien no existe ninguna prueba de ello. Otras lenguas dicen que dicha receta fue creada para una recepción en Wellington, Nueva Zelanda. Aunque parece ser que fue allá por los años 60 en los Estados Unidos cuando empezó a popularizarse.

Venga de donde venga resulta un plato delicioso y muy adecuado para las grandes mesas navideñas, por ejemplo, o para cualquier ocasión que se quiera disfrutar.

Normalmente el solomillo se corta en tres partes, la punta o filet mignon, la zona central o tournedo y el extremo grande o chateaubriand. En nuestro caso hemos utilizado un tournedo para elaborar este espectacular bocado.

Ingredientes (3 personas):

  • 750 gr solomillo, 1 lamina hojaldre, 1 cebolla, 200 gr champiñones, 2 dientes ajo, 100 gr paté, 2 cucharas mostaza Dijon, 1 huevo, AOVE, sal y pimienta.
  1. En primer lugar vamos a pelar y picar la cebolla y el ajo, que pocharemos en una sartén con un chorrito de aceite (o si se prefiere mantequilla) a fuego medio (5/10).
  2. Mientras tanto lavaremos y picaremos muy pequeñito los champiñones, que incorporaremos a la sartén cuando cebolla y ajo estén blanditos. Dejamos cocinar 10 minutos. Reservamos.
  3. Por otro lado marcaremos por todos los lados en una sartén la pieza de solomillo, salpimentándola previamente. Reservamos y dejamos enfriar.
  4. Mezclamos bien el paté con la duxelles (el picadillo de los champiñones, cebolla y ajo que habíamos reservado).
  5. Untamos uniformemente por todos lados el solomillo con la mostaza.
  6. Extendemos la masa de hojaldre en una superficie limpia (ligeramente enharinada para que no se nos pegue la masa) y disponemos en la parte central una capa de la mezcla que teníamos preparada, encima de la que pondremos la pieza de carne y que cubriremos posteriormente con otra capa de dicha mezcla.
  7. Envolveremos el solomillo con el hojaldre de manera cuidadosa, dejando el cierre en la parte inferior.
  8. Pintamos con el huevo batido.
  9. Metemos en el horno precalentado a 200ºC durante 25 minutos.
  10. Sacamos, dejamos reposar 10 minutos y homenaje al canto.

Maridaje:

Hoy hemos seleccionado un vino que nos trajimos de nuestro último viaje a La Rioja y que consideramos muy a la altura de este escandaloso platazo. El Conjuro 2013 de Finca de los Arandinos es un vino con bastante fruta negra, unos estupendos especiados y agradables balsámicos. La maravillosa acidez que tiene proporciona una paso de boca vivo que le va a las mil maravillas al solomillo en la preparación de la receta de hoy.

Te gusta? Compártelo...Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
6Share on Google+
Google+
0Email this to someone
email

Deja un comentario...

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.