Potaje+Vigilia

Potaje de Vigilia

Te gusta? Compártelo...Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
0Share on Google+
Google+
0Email this to someone
email

A las puertas de la Semana Santa nos encontramos y uno de los platos más representativos es sin lugar a dudas el Potaje de Vigilia. Un plato que a pesar de no llevar carne, originariamente por motivos religiosos, resulta nutricionalmente muy completo.

Como ya comentábamos, durante este periodo no se permitía comer carne por prohibición religiosa y por tanto el pescado era el producto que más se consumía, siendo el bacalao (principalmente en salazón) el más utilizado por su mayor presencia a lo largo y ancho de nuestra geografía. Y como cabía esperar es uno de nuestros protagonistas de hoy. Los buñuelos de bacalao, el bacalao en salazón tal cual o el bacalao frito son otras maneras de prepararlo típicas de esta época.

Otros platos típicos que encontraremos durante estas fechas y que ya os hemos traído hasta nuestro blog son, la Sopa de Ajo y las Torrijas (en su versión más clásica o si no descubre estas Torrijas de Leche con Pepitas de Chocolate para los más osados).

Pero centrémonos en lo que hoy toca…

Ingredientes (4 personas):

  • 300 gr garbanzos, 300 gr bacalao fresco, 250 gr espinacas frescas, 1 puerro, 1 cebolla, 1 pimiento verde, 2 tomates, 2 dientes ajo, 1 cucharita pimentón dulce, 2 huevos, 2 l agua, AOVE y sal.
  1. Lo primero de todo es dejar los garbanzos en remojo la noche anterior, unas 12 horas.
  2. Una vez nos pogamos coceremos los garbanzos durante 15 minutos en la olla rápida (o según instrucciones del fabricante) con los 2 litros de agua.
  3. Una vez cocidos, reservaremos tanto los garbanzos como el caldo obtenido.
  4. Lavaremos, pelaremos y picaremos fino, según se tercie, el puerro, la cebolla, el ajo, el pimiento y los tomates. Los incorporaremos en una sartén con un chorrito de aceite y tendremos a fuego medio (5/10) moviendo de vez en cuando hasta que queden bien blanditos.
  5. Retiramos del fuego, dejamos templar y añadimos la cucharadita de pimentón, mezclando bien para que se integre con el resto. Reservamos.
  6. En un cazo cocemos los huevos durante 10 minutos a fuego alto (10/10). Una vez pasado el tiempo, enfriamos, pelamos y reservamos para su posterior uso.
  7. Ahora en una cazuela introduciremos el caldo de los garbanzos y los propios garbanzos, pondremos a fuego medio (6/10) y cuando coja temperatura añadiremos el sofrito que teníamos preparado. Removemos bien.
  8. A continuación iremos incorporando las espinacas en varias tandas, de manera que según una de las tandas se vaya cocinando y disminuya su tamaño, añadiremos la siguiente pues ya tendremos espacio.
  9. Salamos al gusto y dejamos cocinar un par de minutos.
  10. Quitamos la piel del bacalao y lo cortamos en trozos que podamos comer de un bocado. Lo añadimos a la cazuela, que moveremos de vez en cuando para que vaya cogiendo cuerpo nuestro potaje. 5 minutos.
  11. Apagamos el fuego, cortamos los huevos en trocitos, los añadimos y a servir.
Potaje+Vigilia

Potaje+Vigilia

Maridaje:

A este tradicional plato lo vamos a accompañar con un clásico bien entendido de La Rioja Alavesa, elaborado con el trío por antonomasia de uvas de la zona, Tempranillo, Garnacha y Graciano, Lindes de Remelluri Viñedos de Labastida 2013 de Remelluri (D.O.Ca. Rioja). Un vino agradable, con fruta fresca, algunos espaciados y tostados, y un paso de boca vivo e intenso. Una combinación perfecta para disfrutar sin tapujos bocado a bocado y trago a trago.

Te gusta? Compártelo...Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
0Share on Google+
Google+
0Email this to someone
email

Deja un comentario...

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.