MeliDelTubo+Patata+Asada+Rellena+Ternasco

De Pinchos por Zaragoza. Tapas por un “Tubo”.

Te gusta? Compártelo...Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+1Email this to someone

Tapas por un Tubo y en el Tubo, porque ésta es la zona de Zaragoza a donde debes dirigirte si quieres pasar un buen rato disfrutando de buen tapeo.

Por sí misma la ciudad de Zaragoza merece una visita. Merecedora del título de Ciudad de las Cuatro Culturas, aunque las primeras noticias que se conocen hablan de un asentamiento íbero, el núcleo de la ciudad de Zaragoza coincide con la colonia creada por los romanos en el 24 a.C., Caesar Augusta. Si bien posteriormente también pasaron por aquí musulmanes, judíos y cristianos, dejando cada uno su impronta apreciable en la actualidad.

Además paseando por sus calles también se puede apreciar el cuidado con el que es tratada esta ciudad, lo que no hace sino ensalzar la belleza que ya contiene en sí misma.

Pero para nosotros lo que termina de encumbrar una ciudad es su gastronomía, la oferta de la que podamos disfrutar. Y Zaragoza sin lugar a dudas la tiene.

La zona de tapeo por antonomasia es El Tubo, así que hacia allí nos dirigimos para terminar de enamorarnos de esta localidad.

La primera parada que hicimos no estaba dentro de nuestros planes, pero por temas logísticos y los azares de la vida conocimos el Bar Fenicia (Ossau, 2). Parece ser un clásico del tubo, cocina libanesa y famoso por sus empanadillas. Así que probamos la de Pollo, Champiñón, Cebolla, Pimiento más Quesos / Ternera con Tomate y Cebolla / Muchos Quesos Diferentes más Queso al Roquefort / Vegetal, Olivas, Pimiento del Piquillo, Espárragos y Champiñón / Tomillo, Aceite de Oliva y Sésamo con Crema de Queso Casera. La de ternera y la de quesos muy flojas. Las dos vegetales mejor y la de pollo no estaba mal. Pero el problema es que las empanadillas al estar recalentadas pierden bastante, empezando por la masa que queda blanda. Prescindibles.

Fenicia+Empanadillas

Fenicia+Empanadillas

Nuestra siguiente parada, Casa Lac (Mártires, 12). Uno de los restaurantes más antiguos de España (1825). Desde el 2010 comandado por el chef tudelano Ricardo Gil y teniendo como protagonistas a las verduras traídas de su propia huerta. Aunque por nuestra experiencia el resto de cositas que probamos estaban también de toma pan y moja, literalmente hablando. Nos lo apuntamos para comer en mesa en una próxima visita. Probamos la Crema de Calabaza Amarilla. Buenísima.

CasaLac+Crema+Calabaza+Amarilla

CasaLac+Crema+Calabaza+Amarilla

Nos dejó con muchas ganas de mucho más el Canelón Relleno de Longaniza de Aragón, Tartufata y Salsa de Foie.

CasaLac+Canelon+Relleno+Longaniza+Aragon+Tartufeta+Salsa+Foie

CasaLac+Canelon+Relleno+Longaniza+Aragon+Tartufeta+Salsa+Foie

Y podíamos habernos tomado una marmita llena de Albóndigas de Merluza sobre Salsa de Marisco.

CasaLac+Albondiga+Merluza+Salsa+Marisco

CasaLac+Albondiga+Merluza+Salsa+Marisco

Continuamos en Meli Del Tubo (Libertad, 12). Segundo local del conocido Méli-Mélo. Tapas y pinchos elaborados en una moderna taberna. Nos gustaron enormemente los pinchos si bien pondríamos una pega, no relacionada con la comida, y es que las barras dispuestas por todo el local huelen demasiado a metal, lo que no mola mucho cuando estás comiendo cerca, si bien no llega a estropear la experiencia, gastronómicamente hablando. Disfrutamos de la Tapa de Chuletón. Muy buena carne y muy poquito hecha como debe ser.

MeliDelTubo+Tapa+Chuleton

MeliDelTubo+Tapa+Chuleton

Nos sorprendió el Pan de “Leciñena”. Pan dulce artesano con tomate natural, champiñón y panceta de Guijuelo.

MeliDelTubo+Pan+Leciñena

MeliDelTubo+Pan+Leciñena

Y gozamos mucho la Patata Asada Rellena de Ternasco. Buffffff.

MeliDelTubo+Patata+Asada+Rellena+Ternasco

MeliDelTubo+Patata+Asada+Rellena+Ternasco

Acabamos nuestro paseo con las archiconocidas croquetas de la Taberna Doña Casta. Debido a las existencias que quedaban a las alturas que llegamos no pudimos degustar la de Bonito con Berenjena y la de Rabo de Toro, pero sí la de Arroz Negro y Ali Oli, que no terminó de convencer, aunque sí lo hicieron la de Bacalao con Trigueros y la de Codorniz Escabechada. Las dos primeras estaban un poco chafadas, por lo que no resultaban crujientes, lástima. Recomendable comerlas fuera a ser posible ya que sales con algo de olor a frito.

TabernaDoñaCasta+Croquetas

TabernaDoñaCasta+Croquetas

El gasto total fue de unos 53€ (2 adultos + 1 niño). Además de los pinchos comentados cayeron unas 6 cervezas y un par de refrescos.

Resumiendo, plan muy divertido el de comer por El Tubo, donde además podremos comer bastante bien. Aparte de estos cuatro locales que pudimos visitar existen otras muchas alternativas. Así que si tú también conoces El Tubo, desde aquí os animamos a que nos contéis vuestra experiencia para tomar nota y acercarnos por allí en un futuro espero no muy lejano.

Te gusta? Compártelo...Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+1Email this to someone

2 comentarios “De Pinchos por Zaragoza. Tapas por un “Tubo”.

Deja un comentario...