ParadorAvila+Patatas+Revolconas

Marmitia. Parador de Ávila. Un correcto banquete palaciego tras las murallas.

Te gusta? Compártelo...Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Email this to someone

Nuestra última escapadita nos ha llevado hasta Ávila, hermosa ciudad de míticas murallas tras las que encontraremos un sinfín de rincones salpicados por las tres culturas que han configurado este bello municipio.

Eso sí, si tenéis pensado comer en Ávila (lo que entiendo si estáis leyendo estas líneas 🙂 ) ya sea en fin de semana o festivo, muy importante no olvidar hacer reserva con una semanita de antelación. Si no se os puede complicar la cosa, como nos pasó a nosotros, que no logramos encontrar mesa en nuestros predilectos.

Finalmente pudimos comer en el Parador de Ávila.

El antiguo Palacio de Piedras Albas es el que alberga este parador desde 1966. Dicho palacio data del siglo XVI y es un buen ejemplo de arquitectura militar del románico en España, donde los palacios eran construidos adosados a las murallas con finalidad defensiva.

Un entorno muy especial, como la mayoría de los paradores y de los que me declaro fan absoluto, que te traslada mágicamente a traves de la historia hasta nuestros días.

Ahora bien, en lo que se refiere a la parte gastronómica, y creo que puedo hablar más o menos en líneas generales en cuanto a todos los paradores, falta trasladar esa magia a sus mesas. No digo que se coma mal, ni mucho menos, pero en las distintas ocasiones en las que me he sentado a la mesa de alguno de los paradores, la experiencia no ha pasado de ser correcta. Quizás la magia desprendida de sus paredes me haga esperar lo mismo de sus platos.

Una vez sentados en el restaurante nos decantamos por el Menú Tradicional (Entre Pucheros Teresianos)

Comenzamos con los Entretenimientos Para Compartir. Esto último tampoco es así porque sacan una pequeña tapita de cada uno de estos entretenimientos por comensal, compuesto por, Lomo de Orza con Verduras Asadas (pimiento rojo para más dato), muy flojete, Patatas Revolconas, correctas, la lámina de torrezno supuestamente crujiente se había quedado blanda, y Sardina en Escabeche, también correcta, un lomo sin más, desangelado.

Judías del Barco con Presente de Matanza. Las judias en su punto, buenas, mantequillosas. El guiso en cuestión no estaba mal pero le faltaba algo de sustancia. En conjunto, correcto.

ParadorAvila+Judias+Barco+Presente+Matanza

ParadorAvila+Judias+Barco+Presente+Matanza

Lomo Alto de Ternera Avileña Negra-Ibérica para el Viajero con Patata de Málaga al Romero y Alboronía. Mucha literatura para un carne suave, sabrosa y tierna acompañada por unas ricas patatas y un revuelto de verduritas asadas o pochadas.

ParadorAvila+Lomo+Alto+Ternera+Avileña+Patatas

ParadorAvila+Lomo+Alto+Ternera+Avileña+Patatas

Natillas Carmelitanas con Bizcocho de Maitines y Nieve de Hierba Luisa. Yo no soy mucho de natillas, pero he de reconocer que estaban muy buenas así como el bizcocho. La nieve era un sorbete de limón y hierba luisa, quizás algo desubicado con ese formato y en ese plato.

ParadorAvila+Natillas+Carmelitanas+Bizcocho+Maitines+Nieve+HierbaLuisa

ParadorAvila+Natillas+Carmelitanas+Bizcocho+Maitines+Nieve+HierbaLuisa

El menú incluía unos panecillos variados bastante ricos con la opción de acompañarlos de un buen aceite de oliva virgen extra elaborado para Paradores. Algo que acostumbran a hacer y que podrían imitar en muchos sitios más, en aras de promocionar el excelente aceite que tenemos en nuestro pais.

Además de agua, vino (San Millán Crianza de Bodegas Bilbainas, D.O.Ca. Rioja) y cafés. Este menú tenía un razonable precio de 35€. Por lo que el total ascendió a 159,20€ (4 adultos + 1 niño). Además de los 4 menús, 1 menú infantil y 2 cervezas.

La sala y el entorno dignos de un noble, con unas maravillosas vistas al precioso jardín. El servicio impecable, amabilidad y atención perfecta. A destacar también lo increiblemente cómodos que nos encontramos y nos hicieron sentir. En ese aspecto un 10.

Por último, y a modo de bonus, no puedo dejar de recomendaros pasar por la Pastelería Marisol y probar sus exquísitas pastas de yema… Madre mía.

Info:

Parador de Ávila, web * facebook * twitter

Calle Marqués de Canales y Chozas, 2, Ávila

920 21 13 40

Te gusta? Compártelo...Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Email this to someone

Deja un comentario...