Cachopo

Cachopo

Te gusta? Compártelo...Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Email this to someone

Otro de los grandes platos de la cocina asturiana y que tan de moda está últimamente, el cachopo. Dos filetes de ternera y entre ellos, como si de un bocadillo se tratase, jamón y queso. Todo ello empanado y luego frito. Un escándalo vamos.

Actualmente existen muchísimas variantes de cachopo hechas con pollo, cerdo e incluso pescado, y rellenándolo con setas, gambas, pimientos,…, lo que se te pueda ocurrir.

Y quien no haya estado en Asturias y se haya sentado a comerse uno de esos cachopos kilométricos entre unos cuantos amigos acompañado de unas buenas botellas de sidra, no ha vivido uno de esos buenos momentos que tiene la vida 🙂

Dicen que el origen del cachopo se debe al aprovechamiento de esos filetes de peor calidad, de modo que ganasen en sabor. No sé si será así o no, pero sea cual sea su origen, bendito el momento en que a alguien se le ocurrió.

Así que pasemos al meollo del asunto y muy atentos, porque es bastante sencillo y merece la pena el pequeño esfuerzo.

Aspectos a tener en cuenta a la hora de realizar esta receta y que pueden variar en función de los gustos.

Nosotros vamos a hacer cachopines, es decir cachopos de ración, por la mayor facilidad a la hora de su manejo. La parte de la ternera elegida ha sido cadera. Vamos a utilizar queso manchego curado. Y el jamón es serrano en lochas finas. Todas estas cosas podéis modificarlas a vuestra elección.

Ingredientes:

  • 1 filete de ternera fino, queso, jamón, harina, huevo, pan rallado, sal y aceite.
  1. Cogemos el filete y con un mazo o piedra (yo he usado el culo de un vaso de cristal) lo golpeamos con el objetivo de ablandarlo y aplastarlo. Ten en cuenta que al final el filete quedará más grande que como era inicialmente.
  2. Lo partimos en dos partes simétricas, de modo que al poner una sobre otra casen lo mejor posible.
  3. Sobre una de las mitades cubrimos primero con queso y luego con jamón. Tapamos con la otra mitad del filete.
  4. Para que resulte más cómodo su manejo y no se desmonte, yo suelo utilizar un par de palillos para dejar fijo el bocadillo que hemos hecho. Así que atravesamos con cada palillo los dos filetes de ida y luego de vuelta. Una vez fritos los retiraremos para que no molesten.
  5. Ahora lo empanamos. Primero salaremos levemente, luego lo enharinamos, lo pasamos por el huevo batido y por último lo rebozamos bien por el pan rallado. En la primera foto de más abajo puedes ver como quedará.
  6. Ya sólo quedaría freirlo con el aceite caliente a fuego alto (8.5/10). Cuando esté dorado por el lado inferior le damos la vuelta para que también se dore el otro lado.
  7. Lo sacamos y lo ponemos sobre papel de cocina para que escurra bien el aceite sobrante. Quitamos los palillos.
Cachopo+Empanado+Sin+Freir

Cachopo+Empanado+Sin+Freir

Y así quedará tras freirlo. Lo hemos acompañado de una ensalada de lechugas variadas y granada. Pero una patatas fritas o a lo pobre o unos pimientos fritos tampoco le van nada mal.

Cachopo

Cachopo

Maridaje:

Pues que mejor que acompañarlo con una buena sidra natural, un trago fresco que a mi parecer limpia perfectamente y compensa la potencia del cachopo. Una sidra que a mi me gusta bastante y compro siempre que tengo ocasión es la Sidra Trabanco. Si tenéis oportunidad probarlo con ésta.

Espero que lo disfrutéis porque esto es un plato para homenajearse uno mismo a lo grande 🙂

Te gusta? Compártelo...Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Email this to someone

4 comentarios “Cachopo

Deja un comentario...